viernes, 26 de mayo de 2017


 



Artículo en Clarín Arq de hoy:

Códigos a favor de la privatización de las tierras públicas

Los planteos para los nuevos códigos Urbanístico y de Edificación ilusionan con sus objetivos y principios, pero fallan en el desarrollo posterior, a favor de la especulación inmobiliaria.

Por Manuel Ludueña, arquitecto, planificador urbano y regional.

Los borradores de los códigos Urbanístico y de Edificación, propuestos por el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, tienen la virtud de querer actualizar los viejos códigos pero adolecen de falta de correspondencia al implementar los principios que en ellos mismos se enuncian, así como los de las normas más generales que deben reglamentar (artículos 27º de la Constitución CABA; Ley 2930; Ley 25675 y concurrentes).

Se basan en los códigos vigentes, que respondían a una visión consecuente con la racionalidad constructiva. De un período donde se propició un aumento selectivo de la capacidad constructiva, devienen algunas iniciativas para el desarrollo futuro de la Ciudad, nuevos indicadores urbanos, con la factura de las cámaras y las profesiones afines.

El planteo de los borradores de los códigos reincide, pero con acentos diferentes: no plantea cambios territoriales sino que acentúa las falencias, introduce nuevos indicadores y mantiene a los anteriores selectivamente; incrementa la capacidad constructiva de modo excesivo, tal que parece constituirse, nuevamente, en una respuesta a las cámaras y profesionales del arte de la construcción y del aumento de la renta urbana, facilitando aún más la privatización de las últimas tierras públicas –locales y nacionales–.

El mayor fundamento, que mantiene la visión anterior de ambos códigos, se vincula principalmente con el origen burocrático y la existencia de una distribución de cargos políticos según el ámbito disciplinar consuetudinario.

Ambos códigos ilusionan con sus objetivos, principios iniciales y criterios que en nada coinciden con el desarrollo posterior. Una de las cuestiones planteadas es, por ejemplo, atender los aspectos inherentes a la prevención y protección ambiental y a la salubridad –que, se sobreentiende, serían en clave contemporánea–. Pero, a medida que se avanza en la lectura e interpretación de los capítulos de ambos códigos, se desacredita la atención sobre lo "urbanístico" y las mejoras en la habitabilidad, en pos de obligaciones insustanciales y, en diversas disposiciones, se detecta un carácter regresivo.

Cómo interpretar un "compromiso ambiental" enunciativo que debe ser obligatorio para toda nueva construcción sin comprometer al erario público, o atender la inadecuada inclusión de un programa de gobierno como un concepto técnico inapropiado para un código, tal como el de "ciudad verde".

Aún es más desubicado tergiversar términos que confunden y deslizan un sentido casi propagandístico –sin verdad técnica– como la "durabilidad", que tiene un sentido ambiental importante, pero que solo atiende el significado de "resistente", a la vez que se desestiman los de "selectivamente" y "reciclabilidad" de los materiales que se utilizan en la construcción; años luz de la obligación indispensable de hacer evaluaciones de los "ciclos de vida" de los edificios y de las construcciones públicas.

Además, tiene perlas, dice "diseño sustentable" en el código de edificación y no se trata en el urbanístico, ni tampoco se atiende la "construcción sostenible" o ex profeso se atenta contra la habitabilidad al detallar disposiciones para "iluminación natural" y nada para el "asoleamiento" de los locales de las viviendas.

Quizás la mayor tropelía se cometa con el aumento de la capacidad constructiva –corredores y precintos, e interiores de áreas urbanas–, el reforzamiento y ampliación del Área Central, acentuar el desequilibrio Norte-Sur (contrario al artículo 18º de la Constitución CABA), a la vez que se desatienden aspectos fundamentales. Por ejemplo las orientaciones del asoleamiento para cada habitación principal, el control del ruido de las autopistas, la falta de definición de las áreas inundables y de una cota preventiva por efecto del cambio climático, y la necesidad imperiosa por adoptar criterios solidarios para el mantenimiento del suelo absorbente natural –en la totalidad de los pulmones de manzana–. Más la inundables en la forestación y la falta de compromisos gubernamentales por actuar sin alentar la "isla de calor" al no propiciar la protección del adoquinado (el mayor patrimonio legado por las generaciones anteriores, que, impermeabilizado, es el mayor enemigo del cambio climático) por el uso de asfaltos derivados de los combustibles fósiles con el peor albedo.

Para reducir el efecto isla de calor –presuntamente creciente por efectos globales–, se requieren, a nivel local, cambios sustanciales en la codificación que contribuyan con una mejor ventilación de la ciudad, una disminución de las altas densidades y de la altura de la construcción, además, del aumento cierto de las áreas verdes con superficies absorbente y forestadas.

Ambos códigos, pero más aún el urbanístico, adolecen de dos aspectos recurrentes: el primero, solo tiene obligaciones para las construcciones privadas, sin aparecer las obligaciones públicas, como las de dotación de infraestructura, servicios y equipamientos públicos proporcionales a la habilitación edilicia propiciada por el propio código –por ejemplo: no se equiparan la distancia y los metros cuadrados de espacios verdes para la densidad edilicia/poblacional que se induce en la codificación en cada precinto–; el segundo, los nuevos códigos no atienden la articulación con los anteriores en relación a la disminución de las condiciones de habitabilidad de los edificios preexistentes, tal el caso de disminuir las ventilaciones y el asoleamiento de los edificios vecinos, lo cual no equipara las condiciones de habitabilidad.

El proceso de exposición y recolección de inquietudes vecinales en las comunas, forzado por intervención judicial, no parece suficiente para contribuir con la ciudad como bien común, de modo que en ambos códigos se atiendan los aspectos de interfaz, tales como las cuestiones urbanoambientales, de energía, meteorológicas, de compromiso gubernamental de aplicar estándares saludables, de percepción del medio urbano, paisajismo, de promover la rehabilitación sostenible de los inmuebles de más de 50 años.

Ambos códigos son los instrumentos más efectivos para la mitigación del cambio climático, pero ello requiere sincerar y replantear el diseño de dichas normas.

Los códigos propuestos carecen de fundamento, se desvinculan de los propios informes que realizaron los equipos técnicos del ejecutivo (2011-2015), y no tienen ni una proto–evaluación. Toda semejanza con una propuesta de formalismo inmobiliario para vender, pero no para convivir, no parece casual.

https://www.clarin.com/arq/urbano/codigos-favor-privatizacion-tierras-publicas_0_BypLB4MbW.html

viernes, 5 de mayo de 2017


 


Casas chinas

Un proyecto,  un decreto, una ley o una propuesta están siempre fundados  en una concepción del mundo, aunque esta no se manifieste expresamente. Por ejemplo "necesitamos muchas casas en el país"

¿Y que es una casa? Es una pregunta al parecer demasiado obvia, sin embargo, intento dos respuestas:

1) Es una construcción compuesta por dos dormitorios, living baño, cocina y lavadero. Debe ser bien construida y de poco costo para poder hacer muchas y con rapidez

2) "Sí, es eso, pero además quisiera un terrenito o un patio, aunque sea chico, para poner una parrilla y una pelopincho en verano y un lugar para el auto  aunque no tenga techo y… ¡ah! que pueda agregarle un dormitorio o un pequeño estudio. O un kiosco, más adelante… y si fuera posible, una pequeña huerta."

La segunda concepción de casa corresponde a la mayor parte de la gente y podría resumirse diciendo que la casa se compone de adentro y de afuera, es decir de texto y de contexto. Esa es su principal diferencia con un departamento.

Echemos una simple mirada a las casas chinas que entusiasman al gobierno. El resultado sugiere un edificio de departamentos derribado de una  trompada por un gigante, de tal manera que las unidades permanecieran intactas y desparramadas por el piso. Seguirían siendo departamentos, pero nunca casas. Solo departamentos desparramados en el piso. La vida real no andaría por allí.

Los barrios populares construidos por diferentes gobiernos (Fonavi por ejemplo) adolecen de dos defectos principales: 1) no  prever el crecimiento y 2) considerar que los pobres no tienen auto; es así como poco después de inaugurados encontramos crecimientos equivocados y jaulas con autos ubicadas en cualquier lado. Los pobres no solo tienen auto (no en la misma proporción  que otras clases más favorecidas) sino que muchas veces trabajan con él.

Y en cuanto al crecimiento de las construcciones, responden al crecimiento de las familias, ya que la mayoría son matrimonios jóvenes. Para crecer en metros cuadrados eligen los huecos, sin tener en cuanta el oscurecimiento de ambientes existentes, o quitan el techo y construyen otra planta. Todo podría hacerse mejor con un plan de crecimiento, es decir con un proyecto compartido con las familias. La casa no es un objeto, es un proceso.


--
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo "Agenda_urbanA" de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a agenda_urbana+unsubscribe@googlegroups.com.
Para publicar en este grupo, envía un correo electrónico a agenda_urbana@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/agenda_urbana/CAJAA%3DaJDRCRuCfrwBOG5Vo2%3D0WNLRR_Hp%2BHUcGTGTC0NVocxXA%40mail.gmail.com.

Para acceder a más opciones, visita https://groups.google.com/d/optout.

--
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo "Agenda_urbanA" de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a agenda_urbana+unsubscribe@googlegroups.com.
Para publicar en este grupo, envía un correo electrónico a agenda_urbana@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el 


miércoles, 3 de mayo de 2017

para subir, gracias! : La Justicia Ratifica que el Nuevo Código Urbanístico debe ser discutido ampliamente con la ciudadanía





 


Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 02 de Mayo de 2017.

 


La Justicia Ratifica que el Nuevo Código Urbanístico

debe ser discutido ampliamente con la ciudadanía



            En fecha 20 de abril de 2017, en la causa caratulada "BALDIVIEZO JONATAN EMANUEL; Y OTROS CONTRA GCBA POR APELACION - AMPARO - GENERICO, Expte. N° A24068-2016/2, la Sala I de la Cámara en lo Contencioso-Administrativo y Tributario de la Ciudad ratificó la medida cautelar otorgada en primera instancia y dispuso que:  

 

"El GCBA adopte las medidas tendientes a garantizar la participación ciudadana en el proceso de elaboración del proyecto de nuevo Código Urbanístico, de conformidad con lo establecido en los artículos 27 de la Constitución de la Ciudad; 25 y 29 del Plan Urbano Ambiental y 5, inc. d., de la ley 71".

 

En concreto, el GCBA deberá convocar al tratamiento del nuevo Código Urbanístico en el ámbito del Foro Participativo Permanente. Se ordenó la implementación de adecuadas medidas de publicidad de las convocatorias para garantizar la notificación de todas aquellas personas que pudieran tener interés en participar.

 

- La publicación de la convocatoria deberá realizarse con una antelación no menor a veinte (20) días corridos respecto de la fecha de la realización del debate y en espacio razonable.

- En dos (2) de los diarios de mayor circulación en la Ciudad en días diferentes y durante al menos un (1) día, a costa de la autoridad convocante.

- En el Boletín Oficial de la Ciudad, durante un período de dos (2) días.

- En la emisora radial y en el canal de televisión de la ciudad, a razón de un (1) minuto cada cuatro (4) horas durante un período de diez (10) días.

- En el sistema WAP de la Ciudad durante un período de cinco (5) días.

- En las páginas oficiales de Internet del GCBA desde la convocatoria y hasta su celebración (confr. art. 44 de la ley 6).

- La publicación deberá indicar la autoridad convocante, una relación del objeto, y el lugar, día y hora de la celebración.

- Las publicaciones deberán acreditarse ante el juzgado de primera instancia dentro del plazo de dos (2) días a partir de su cumplimiento.

 

En cumplimiento a la medida cautelar otorgada por el juez de primera instancia, el GCBA ya comenzó a iniciar reuniones por las Comunas de la Ciudad.

 

1. Para INSCRIBIRTE en las reuniones por COMUNA acá:

 

http://www.buenosaires.gob.ar/desarrollourbano/abren-la-convocatoria-para-participar-en-los-nuevos-codigos-de-edificacion-y

 




2. Para PARTICIPAR en el FORO PARTICIPATIVO PERMANENTE la inscripción se realiza acá:

 

foropp@buenosaires.gob.ar

 

detallando: NOMBRE, APELLIDO, DNI, TELÉFONO, INSTITUCIÓN (si corresponde)

 

3. Para ACCEDER A LA DOCUMENTACIÓN oficial en relación al Código Urbanístico y al Nuevo Código de Edificación acá:

 

http://www.buenosaires.gob.ar/desarrollourbano

 

4. Para enviar CONSULTAS Y APORTES para el NUEVO CÓDIGO URBANÍSTICO:

 

codurbanistico@buenosaires.gob.ar

 

5. Para enviar CONSULTAS Y APORTES para el NUEVO CÓDIGO DE EDIFICACIÓN:

 

codedificacion@buenosaires.gob.ar

 

6. Estamos RECIBIENDO PROPUESTAS de la ciudadanía desde el Observatorio del Derecho a la Ciudad para peticionar su incorporación en el nuevo Código Urbanístico acá:

 

https://docs.google.com/forms/d/19pdH_qeHjkjruxmEDBzLhz1bdbpYQ-oMSTorMpbDw8U/viewform?edit_requested=true

 

o al Mail: observatorioderechoalaciudad@gmail.com

 

Reiteramos que el contenido de este nuevo Código Urbanístico está más preocupado por los problemas jurídicos de las desarrolladores inmobiliarias, por alimentar a la especulación inmobiliaria y por cuestiones de forma (morfológicas), que por atender las verdaderas y prioritarias necesidades de los porteños.

 

 

Este proyecto no tiene normas ni herramientas urbanísticas que consideren los principales problemas de la ciudad:  el aumento de familias inquilinas, la pérdida de espacios verdes, los procesos de gentrificación de los barrios, el colapso de los servicios públicos, la sobreconstrucción y la pérdida de las identidades barriales, la falta de democracia en la discusión de la planificación, la mercantilización y privatización de lo público, la disminución grave del banco de tierras públicas, el deterioro ambiental, la destrucción del arbolado público, la especulación inmobiliaria, la crisis habitacional, la distribución desigualitaria de la riqueza producida por la ciudad, etc.

 

 

PROPONEMOS QUE SE INCORPOREN, entre otros, los siguientes PRINCIPIOS, DERECHOS E INSTRUMENTOS URBANÍSTICOS generales orientados a atender las necesidades de los habitantes de la ciudad:

 

1. Captura de plusvalía urbana.

2. Política de incorporación de inmuebles ociosos.

3. Incorporación de procesos de Evaluación de Impacto Ambiental Acumulativo y Estratégico.

4. Normas de planificación que contemplen las inundaciones.

5. Congelamiento del precio del suelo ante construcción de viviendas de interés público (anuncio de proyecto) y control de precios.

6. Porcentaje obligatorio de viviendas de interés social en proyectos de construcción de viviendas privadas.

7. Operatividad del principio de progresividad en el incremento de espacios verdes públicos.

8. Sujeción de la construcción a la capacidad de los servicios públicos del sector.

9. Políticas a fin de evitar la gentrificación.

10. Impedir la mercantilización y privatización de lo público.

11. Incremento del Banco de Tierras Públicas y freno a la venta indiscriminada de suelo de la Ciudad.

12. Instrumentos de transparencia, acceso a la información, publicidad de los expedientes de obra y garantía de acceso a la justicia.

13. Impulso a la Agroecología urbana.

14. Políticas efectivas de protección del patrimonio de la Ciudad.

15. Estudios de compatibilidad socio-ambiental entre la obra a construir y las parcelas aledañas.

16. Políticas de incorporación de viviendas para alquiler social.

 

 

CONTACTO:

Observatorio del Derecho a la Ciudad:

 

Jonatan Baldiviezo:    (011) 15 3266-7008

observatorioderechoalaciudad@gmail.com

QUIEREN DEMOLER LA CASA DEL OBISPO PODESTA Y DE CLELIA


QUIEREN DEMOLER LA CASA DEL OBISPO PODESTA Y DE CLELIA
 
Repudiamos el intento de destrucción de la casa de la Av. Gaona 1367, en la que vivieron los queridos Obispo Jerónimo Podestá y su esposa Clelia.
Después de muchos años de lucha en la defensa de la casa más antigua de Caballito, en la que vivieron Clelia y Jeronimo, luchadores por los Derechos Humanos, construida en 1864, hoy intiman a Clelia (hija) a desalojarla en pocos días violando la Ley del Congreso Nacional de 2014.
Solicitamos el acompañamiento de todos en la defensa de la misma que es patrimonio cultural e histórico de nuestro pueblo.
Muchas gracias!



   SOS Caballito:       soscaballito@gmail.com
   Visite nuestro blog: www.sos-caballito.blogsp ot.com
   Visite nuestro sitio: www.soscaballito.com.ar